periodistas asesinados

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha publicado su balance anual de periodistas asesinados en todo el mundo.

Para Reporteros Sin Fronteras (RSF) las cifras de periodistas asesinados continúan siendo “alarmantes” a pesar que este ha sido el año menos mortífero para el gremio periodístico desde hace 14 años. En 2017, 65 reporteros fueron asesinados por ejercer su trabajo o de formar deliberada porque sus investigaciones molestaban. De ellos, el 60% eran periodistas profesionales.

Este descenso de periodistas asesinados responde, según explica RSF en su informe, a que los profesionales de la información han huido de los países que se han vuelto muy peligrosos, como Siria, Yemen o Libia. A estos se suma que existe una “mayor toma de conciencia sobre la importancia de proteger a los periodistas”.

Siria continúa siendo el país más mortífero para los reporteros (con 12 asesinados), este año seguido muy de cerca por México, donde se han registrado 11 muertes violentas a periodistas. Les siguen en la lista Afganistán (9), Irak (8) y Filipinas (4).

De estos 65 informadores muertos en el ejercicio de su oficio, un 60% fueron directamente asesinados, mientras que el resto fueron ‘víctimas colaterales’ del contexto en que se movían, mayoritariamente bombardeos o atentados.

Destaca además que se ha duplicado el número de periodistas mujeres fallecidas (han sido 10 frente a las 5 en 2016). La mayoría de ellas, según RSF, “intrépidas y experimentadas periodistas de investigación, que habían recibido amenazas por investigar y revelar casos de corrupción”. Algunos ejemplos son el de Daphne Caruana Galiza en Malta, Gauri Lankesh en India y Miroslava Breach Valducea en México.

326 periodistas encarcelados

Según el Balance 2017 de RSF, hasta el 1 de diciembre 326 periodistas se encontraban encarcelados por haber ejercido su labor informativa, cifra que desciende un 6%. Destaca la aparición de nuevos “países-cárcel”, esto es, países con un número elevado de periodistas encarcelados, como Rusia o Marruecos. A escala mundial, China y Turquía son los países donde más periodistas están en prisión en todo el mundo.

RSF ha identificado además 54 profesionales secuestrados en manos de grupos armados o criminales, u organizaciones no estatales.