74 periodistas asesinados en 2016, según el balance anual de RSF

El Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras recoge que este 2016 una cifra dramática: 74 periodistas asesinados, la mayoría de manera deliberada, mientras ejercían su trabajo. Un año más, Siria vuelve a ser el país “más mortífero” para los profesionales de la información.

La organización no gubernamental ha presentado sus cifras más dramáticas: las que recogen aquellos periodistas que han sido asesinados mientras ejercían su labor de informar. Este 2016 un total de 74 periodistas han fallecido alrededor del mundo, la mayoría siendo “asesinados deliberadamente”, por lo que Reporteros Sin Fronteras afirma que “la cacería de periodistas ha continuado” a lo largo de este año. 

Esta cifra de fallecidos es sin embargo menor a la registrada en 2015, cuando un total de 101 periodistas murieron, pero esto no significa para la organización que “las cosas hayan mejorado”. La ONG recuerda en este aspecto que muchos periodistas no han tenido otra opción que huir de los países que se han vuelto demasiado peligrosos como Siria, Irak, Afganistán o Yemen.

Por países, la organización de defensa de la libertad de prensa vuelve a colocar a Siria a la cabeza de los países más mortíferos del mundo para los informadores, seguido de Afganistán. En el caso de este último este 2016 se han registrado hasta diez asesinatos “intencionados” de periodistas “a causa de su profesión”.

Reporteros Sin Fronteras también ha recordado que hay países que, aunque no ostentan el liderazgo en el ranking como los “más peligrosos” para la prensa, provocan la autocensura de los periodistas que temen las represalias. México es un buen ejemplo con nueve asesinatos este año. “ A pesar de que los periodistas afrontan su trabajo con coraje, hay ocasiones en las que deben optar por autocensurarse por temor a ser asesinados”, apunta RSF.

Para evitar más muertes de profesionales de información cada año, la ONG ha hecho hincapié en la necesidad de que la ONU cree un mecanismo concreto que haga cumplir las resoluciones como la de garantizar la seguridad de la prensa. En este sentido subrayan que es necesario dar un paso más y que las Naciones Unidas nombren un representante especial para la “seguridad de los periodistas”.