Mapa libertad de prensa

El incremento de los sentimientos de odio hacia los periodistas fomentado por los líderes políticos de algunas democracias es el principal motivo de este retroceso según la edición 2018 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros Sin Fronteras (RSF).

La percepción de la prensa que hacen cada vez más jefes de Estado elegidos de forma democrática, como adversario en lugar de como pilar fundamental de la democracia, es uno de los principales motivos del retroceso de la libertad de prensa en todo el mundo. Así lo ha concluido la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018, elaborada por Reporteros Sin Fronteras (RSF) tras analizar 180 países.

El informe destaca que existe una “creciente animosidad hacia los periodistas” y que, por primera vez, tanto líderes autoritarios como democráticos desacreditan por igual a la prensa. El principal ejemplo según RSF es el de Estados Unidos, cuyo presidente, Donald Trump, ha calificado a los reporteros como “enemigos del pueblo”.

El Secretario General de RSF, Christophe Deloire, ha asegurado que “estas manifestaciones de odio contra los periodistas constituyen una de las peores amenazas para las democracias”. Deloire ha criticado además que se cuestione la legitimidad del periodismo. “Los dirigentes políticos que propician que se deteste al periodismo son responsables de que se cuestione la existencia de un debate público basado en una apreciación plural de los hechos y favorecen el advenimiento de una sociedad de la propaganda. Cuestionar hoy la legitimidad del periodismo es jugar con fuego”, ha dicho.

Noruega el primero y Corea del Norte el último

En este análisis de 2018, Noruega sigue en a la cabeza de la libertad de prensa por segundo año consecutivo. Por su parte, Suecia también conserva su posición y sigue en el puesto número 2. Sin embargo, los países nórdicos, tradicionalmente respetuosos con la libertad de prensa, este año han obtenidos peores puntuaciones. Es el caso de Finlandia que ha bajado un puesto al verse amenazada por su polémica con el secreto de las fuentes periodísticas.

En el extremo opuesto, se encuentra Corea del Norte que ocupa la última posición, el puesto 180. Comparte la cola de la clasificación con Eritrea, Turkmenistán, Siria y China.

Un retroceso de la libertad de prensa en España por el conflicto catalán

España pierde dos posiciones con respecto al año anterior y se sitúa en el puesto 31. Según el informe, esto es debido sobre todo a los hechos sucedidos durante los últimos meses de 2017, cuando los periodistas fueron víctimas colaterales del conflicto entre el gobierno central y catalán.

El informe indica que durante los meses que duró el clima de tensión, un gran número de periodistas de medios no independentistas fueron linchados en las redes sociales. Incluso, varios periodistas fueron agredidos físicamente durante la celebración del Referéndum.

Por otro lado, destaca que las multitudes han obstaculizado la labor de los reporteros, tanto de canales nacionales como catalanes, mientras cubrían las manifestaciones a favor o en contra de la independencia.

Europa registra el mayor deterioro a nivel regional

A pesar de que Europa es el territorio donde la libertad de prensa se encuentra menos amenazada, a nivel local la cosa cambia. Y es que según RSF de los 5 países que registraron los mayores descensos en este análisis de 2018, cuatro se encuentran en Europa. Se trata de Malta, Republica Checa, Serbia y Eslovaquia.