Diriamba ciudad

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha vuelto a insistir en su condena hacia la violencia contra periodistas en Nicaragua. Una situación que se ha recrudecido en los últimos meses con motivo de la crisis política que afecta al país desde abril.

La violencia y la represión en Nicaragua ya se ha cobrado 300 víctimas. En los últimos meses, las agresiones a profesionales de la información no han hecho más que aumentar, escalando hasta niveles peligrosos para la seguridad y la libertad de prensa.

La SIP (Sociedad Iberoamericana de Prensa) ha condenado estas agresiones dirigidas a los profesionales de los medios de comunicación de este país.

En la última semana, los niveles de violencia hacia la prensa se han incrementado peligrosamente. Durante una cobertura periodística de distintos medios en la ciudad de Diriamba, varios periodistas fueron agredidos, entre ellos reporteros de medios locales como Canal 10, 100%, canal 12 y hasta un fotoperiodista de la agencia internacional AFP.

El presidente de la SIP, Gustavo Mohme ha expresado su condena asegurando que “la violencia y la represión contra la libertad de prensa en Nicaragua ha escalado peligrosos niveles de gravedad para toda la población”. El responsable ha responsabilizado al régimen de la violencia que vive el país.

También Roberto Rock, vicepresidente de la SIP y director del medio digital mexicano ‘La Silla Rota’ ha asegurado que “es obvio que estamos ante un ataque sistemático hacia el periodismo y todas las instituciones de la sociedad nicaragüense, que proviene de un régimen que no respeta a sus ciudadanos e impone el terror”.