atentado-contra-televisión-kabul

El atentado terrorista contra una televisión en Kabul, Shamshad TV, ha dejado al menos cuatro fallecidos y una veintena de heridos, la mayoría reporteros y periodistas. El Estado Islámico ha reclamado su autoría.

Al menos cuatro personas han muerto y una veintena ha resultado herida en un atentado terrorista contra una televisión en Kabul, Samshad TV. Según la policía afgana, un comando terrorista compuesto “por unos tres atacantes” ha entrado con granadas y fusiles de asalto en la sede de la televisión local, dejando un rastro de sangre y dolor a su paso. El portavoz de la policía en Kabul, Basir Mujahid, no ha descartado que el número de víctimas se incremente a lo largo de las próximas horas. Lo que sí se sabe es que entre los heridos hay reporteros de la propia televisión. Y entre los muertos, un terrorista y un guardia de seguridad.

El ataque comenzaba con disparos contra los guardias que permanecían en el exterior del edificio de la televisión. Después y, según testigos presenciales, los atacantes han comenzado a abrir fuego contra los trabajadores de la televisión privada.

El ataque, que había sido negado por parte de los talibanes, es obra del Estado Islámico. Mediante un comunicado emitido a la agencia Amaq, el DAESH ha reclamado su autoría.

La televisión Shamshad TV es uno de los canales de referencia en Afganistán y cuenta con más de 100 empleados. El redactor jefe del medio, Abed Ehsas, ha relatado que “este tipo de ataques tienen como objetivo acallar a los medios de comunicación”.

Periodistas y medios han sido a menudo objetivo de los más de una veintena de grupos terroristas que operan en el país. Uno de los últimos, el pasado mes de mayo, cuando unos terroristas atacaron la sede de la Radio Televisión Nacional de Afganistán dejando cinco víctimas mortales.

A pesar de la barbarie cometida, Ehas ha insistido en que los terroristas “no tendrán éxito porque no podrán impedir que los periodistas hagan su trabajo haciendo llegar sus historias a la población”.