Atentado de Barcelona: medios de comunicación y redes sociales

Cómo informar en un momento tan crítico y sensible como fue el atentado de Barcelona es una ardua tarea para los medios de comunicación.

El pasado día 17 de agosto de 2017, se produjo en la ciudad condal un brutal atentado terrorista perpetrado por varios jóvenes yihadistas contra la ciudadanía barcelonesa y sus turistas. Desde que se conoció la noticia, medios de comunicación y redes sociales se convirtieron un hervidero de información sobre lo ocurrido en el atentado de Barcelona y, en especial, los medios digitales catalanes. Cómo informar por parte de las redacciones en un momento tan delicado, sin alterar el trabajo de la Policía y Mossos d’Esquadra y sin herir la sensibilidad de los ciudadanos, es una cuestión difícil de lidiar.

Los medios de comunicación se convirtieron en la principal fuente a la que acudieron los lectores para conocer la última hora de la barbarie. De este modo, ‘El Periódico’ y ‘Crónica Global’ fueron los medios de referencia en el atentado de Barcelona, gracias al exhaustivo seguimiento de los hechos y a la información exclusiva que ofrecieron. Fueron varios los medios de comunicación internacionales los que quisieron contar con la redacción de Crónica para ampliar la información y las interpretaciones que se iba conociendo sobre los atentados, así como medios regionales españoles.

El atentado en las redes sociales

Pese a estar advertidos desde el primer momento por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado, fueron varias las redacciones de periódicos que publicaron imágenes de contenido muy sensible sobre el atentado de Barcelona. Esto generó oleadas de comentarios en las redes sociales desde las cuales los usuarios cuestionaban la ética del periodismo.

Pese a estas duras críticas, eran estas mismas redes sociales las que se llenaban de imágenes de cuerpos heridos en las Ramblas de Barcelona por parte de usuarios. La propia Policía y los Mossos d’Esquadra informaban desde la red social Twitter de que no se difundieran por respeto a las víctimas y sus familiares. Además de por ese motivo, recordaron que la difusión de estas imágenes podía entorpecer la labor que estaban llevando a cabo.