La RAE cambia las definiciones de periodista y periodismo por obsoletas. Lo hace tres años después de aceptar una propuesta de un profesor de la Universidad de Navarra.

“La RAE modificará la definición de periodista en el Diccionario”, “La RAE cambiará la definición de periodista por considerarla obsoleta”… Estos eran algunos de los titulares con los que en 2015 los medios de información se hacían eco de la decisión de la Real Academia Española de cambiar la definición de “periodista” y “periodismo”. Tres años después, aquella predisposición nacida de una petición realizada por el profesor de la Universidad de Navarra, Ramón Salaverría, es hoy una realidad.

“¿Qué motivó mi propuesta de cambio de definición? En síntesis, que la anterior definición era un despropósito”, asegura Salaverría. Hasta ahora, en el Diccionario la palabra periodista se definía en su primera acepción como la persona legalmente autorizada para ejercer el periodismo y, en segundo lugar, como persona profesionalmente dedicada en un periódico o medio audiovisual a tareas literarias o gráficas de información o creación de opinión.

“Restringir la categoría de periodista apenas a quienes trabajan en periódicos o medios audiovisuales sonaba bastante anticuado. No digamos lo de requerir una autorización legal para ejercer como periodista. Había que cambiar esas expresiones de tufillo tan rancio”, sostiene el profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra en su blog. Ahora, tras tres años de espera, conocemos el resultado: periodista es para la RAE la persona que se dedica al periodismo (actividad profesional).

¿Y qué entiende la Real Academia Española por periodismo? La define como la actividad profesional que consiste en la obtención, tratamiento, interpretación y difusión de informaciones a través de cualquier medio escrito, oral, visual o gráfico. Es decir, la nueva definición no limita el periodismo a lo que se publica en diarios, radios o televisiones, sino que abarca a otros soportes como Internet, las redes sociales y las plataformas que pudieran llegar en un futuro.

Salaverría también remarca a importancia de que la nueva acepción recoja “la actividad profesional” que es el periodismo, así como que la información sea lo que prime frente a una anterior definición en la que información y opinión se equiparaban casi a partes iguales.