Medios tradicionales

La edad, el género y el nivel de estudios son algunos de los factores que también influyen a la hora dar credibilidad a una noticia y compartirla.

­

Los medios de comunicación tradicionales (prensa digital y televisión) son los más creíbles de las redes sociales. Es la principal conclusión de un estudio realizado por la Cátedra de Ideograma- UPF de Comunicación Política y Democracia de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) que también desvela que los ciudadanos comparten más las noticias que se publican en la prensa digital y en la televisión que las que reciben a través de Facebook y WhatsApp.

El texto llamado Análisis de la credibilidad de la información política en el entorno digital confirma que el formato que más credibilidad tiene es la noticia de televisión (4,03), seguido de la prensa digital (3,54), Facebook (3) y WhatsApp (2,38). El profesor del Departamento de Comunicación de la UPF y director de la Cátedra, Carles Pont, asegura que el estudio «ha permitido comprobar que, a pesar de que hay un relato que habla del ‘boom’ de las nuevas herramientas digitales, lo cierto es que los medios tradicionales se siguen considerando los más creíbles a la hora de informarse, también en estos entornos».

La edad, el género y el nivel de estudios también influyen a la hora confiar en una noticia y compartirla. En términos generales, las personas mayores tienden a creerse antes las noticias y están más predispuestas a compartirlas con sus contactos. Sin embargo, los jóvenes, generalmente más activos y formados en los nuevos formatos, son más cautos a la hora de viralizar una información, especialmente si llegan de Facebook o WhatsApp. En cuanto al género, las mujeres dan más credibilidad que los hombres a la información de los medios convencionales y tienden a compartirlas con más mayor frecuencia. Si se tiene en cuenta el nivel de estudios, las personas con menos formación dan mayor credibilidad a las noticias que las personas con más estudios.

Reinald Besalú, uno de los autores de la investigación, sostiene que «la capacidad crítica es el elemento clave cuando valoramos la credibilidad de una información, y esta está determinada por factores como la edad, el nivel de estudios o el interés personal en la noticia».