hackers rusos

Associated Press ha destapado una trama de robo de datos y cuentas de correo a periodistas de todo el mundo por parte del grupo de hackers rusos llamado ‘Fancy Bear’.

Una investigación realizada por Associated Press y recogida por La Vanguardia ha destapado una trama de espionaje hacia al menos 200 periodistas, editores y blogueros de todo el mundo. Desde 2014 y hasta este año, el grupo de hackers rusos ‘Fancy Bears’ ha recopilado datos personales y pirateado sus cuentas de correo. Según el Comité para la Proyección de los Periodistas, “se trata de conseguir acceso a las fuentes de los periodistas y de intimidar a éstos”.

Según la lista obtenida por la firma de ciberseguridad Secureworks, los periodistas son el tercer grupo más numeroso de los objetivos de estos hackers, solo por detrás de diplomáticos y políticos de Estados Unidos. De los periodistas espiados, al menos 50 trabajaban en The New York Times y otros tantos eran corresponsales en Moscú o periodistas rusos que trabajaban para medios independientes. También fueron objeto de ataques figuras conocidas en los medios de Ucrania, Moldavia, las repúblicas bálticas o Washington.

Según la investigación de AP, los hackers utilizaban emails phishing o suplantación de identidad para acceder, fundamentalmente, a sus cuentas de Gmail. Masha Gessen, periodista de The New Yorker, Josh Rogin, clumnista de The Washington Post, o Shane Harris, del The Daily Beast, son solo algunos de los periodistas víctimas de estos ataques.

Muchos de los profesionales rusos que han hablado con Associated Press sobre esta cuestión han asegurado estar al corriente de que su privacidad estaba siendo amenazada y han explicado que toman todas las medidas oportunas para evitarlo, como añadir una segunda capa protectora de contraseña, borrar habitualmente sus correos o chatear de forma encriptada a través de aplicaciones más seguras.