campaña UNESCO

#ThruthNeverDies es la campaña que ha puesto en marcha la UNESCO con motivo del Día Internacional para poner fin a la impunidad de los delitos contra periodistas.

En lo que llevamos de año, 45 profesionales de la información han sido asesinados y en los últimos diez, la cifra se eleva hasta las 324 víctimas. La mayoría, porque habían denunciado casos de corrupción, trata de personas o irregularidades políticas. Es el caso del reciente asesinato de Jamal Kashoggi en el consulado de Arabia Saudí, el caso de Daphne Caruana en Malta o los numerosos asesinatos a periodistas en México.

Lo más cruel, sin embargo, es que la mayoría de estos asesinatos queden impunes. Según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) el 85% de estos crímenes ha quedado sin castigo para sus autores. Unas cifras escalofriantes sobre las que la UNESCO pide reflexionar bajo el hashtag #ThruthNeverDies en el Día Internacional para poner fin a la impunidad de los delitos contra periodistas que celebramos el 2 de noviembre.

La campaña #TruthNeverDies de la UNESCO -y a la que ya se han sumado numerosas organizaciones, entre ellas WAN-IFRA– insta a medios de todo el mundo de todo el mundo a aumentar conciencia de los asesinatos de periodistas. La idea es que los editores puedan publicar en los próximos días historias e investigaciones sobre periodistas que han sido asesinados y a difundir su trabajo para perpetuar su legado.

Coincidiendo con esta efeméride, el Comité de Protección para Periodistas también recuerda los lugares más peligrosos para ejercer la profesión periodística. Somalia, por cuarto año consecutivo, sigue a la cabeza como el país más peligroso para los periodistas con 25 asesinatos, por delante de Siria e Irak. Les siguen en el ranking Sudán del Sur, Afganistán, y ya en América Latina, México, Colombia y Brasil.