violencia en Mexico

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha mostrado su preocupación por la “profunda crisis de violencia en México y que afecta gravemente a los derechos humanos”, especialmente si hablamos de ataques a la libertad de prensa. Esta misma semana otro periodista ha sido asesinado en el estado de Veracruz.

En su último informe, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) califica de “endémicos” los ataques con violencia contra periodistas y medios de información, lo que representa para el organismo “una seria amenaza a la libertad de expresión y prensa” en el país.

El CIDH recoge que la violencia se dirige especialmente contra los periodistas, a los que se secuestra, se tortura o asesina. El último caso es el del periodista Leobardo Vázquez Atzin que fue asesinado en el estado de Veracruz esta misma semana.

Vázquez es el quinto periodista asesinado desde 2016 en este estado, considerado uno de los más peligrosos para ejercer la profesión periodística (21 periodistas fueron asesinados en los últimos siete años). A nivel estatal, se contabilizan ya dos muertes en este 2018 de profesionales de la información, y doce desde el año pasado cuando la organización Reporteros Sin Fronteras designase a México como “el país más peligroso para ejercer la profesión periodística, tan solo superado por Siria.

Además de asesinatos o secuestros, la CIDH denuncia el despido de periodistas críticos, de nóminas de reporteros pagadas por administraciones o de la falta de pluralidad en algunos medios informativos. Cuestiones, todas ellas, denunciadas por el organismo por sus daños a la libertad de prensa en México. Es por ese motivo, por lo que la CIDH lamenta que, dese las autoridades competentes no se esté haciendo “todo lo posible” por buscar soluciones. “Aunque el gobierno federal reconoce el problema y hace esfuerzos, no está haciendo lo suficiente como para paliarlo”, asegura la entidad.