El doble atentado revindicado por el ISIS ha dejado la menos 29 muertos, de los que 9 son profesionales del periodismo que acudieron a cubrir la primera explosión. La Asociación de Medios de Información expresa su repulsa ante este nuevo ataque a la libertad de prensa.

AMI condena el doble atentado terrorista perpetrado en Kabul y que ha dejado al menos 29 muertos, 9 de ellos periodistas que acudieron a cubrir una primera explosión. La Asociación de Medios de Información quiere mostrar su solidaridad con las víctimas y sus familiares, y su más firme repulsa ante un nuevo ataque a la libertad de prensa.

Entre los periodistas fallecidos se encuentran Shah Marai, jefe del equipo de fotógrafos de la agencia francesa France Press (AFP) en Afganistán, y Maharan Durani, productora de Radio Azadi.

También han muerto: Yar M. Tokhi, de TOLONews; Salim Talash y Ali Salimi, de Mashal TV; Ghazi Rasooli, Noor Ali Khamosh, del canal 1TV y Ebadullah Hananzai. Además, otros cinco periodistas han resultado heridos de gravedad: Naser Hashemi, de Al Jazeera, Omar Soltani de Reuters, Ahmadshah Azimi, de NANA Media, Ayar Amar, de Vahdat Mili y Davod Ghisanai, del canal de televisión privado Mivand.

Este ha sido el atentado más mortífero perpetrado contra los medios de comunicación en Afganistán. Según ha informado Kharma Press, el suicida contaba con credenciales de prensa, lo que le permitió acercarse al grupo de informadores que cubrían la primera explosión con una cámara llena de explosivos, siendo claro su objetivo de atentar contra los periodistas afganos. Ya en 2017 murieron como consecuencia de la guerra al menos 20 informadores.

Desde AMI rechazamos cualquier forma de violencia hacia los profesionales de la información en el ejercicio de sus funciones e insistimos a gobiernos y organismos internacionales en la necesidad de proteger a los periodistas y garantizar su seguridad para que puedan desarollar un correcto y libre ejercicio de su profesión.