Las tendencias del periodismo de 2017 según el Instituto Reuters

El Informe de Predicciones del Instituto Reuters apunta a un año marcado por la necesidad de reconstruir la confianza y la credibilidad con el público tras el escándalo de las noticias falsas. Los editores hablan además en las tendencias del periodismo de 2017 de oportunidades en vídeo, realidad virtual y desarrollo de datos, mientras temen que los ratios de rentabilidad sigan pasando factura a sus redacciones.

Un año más ya conocemos el Informe de Tendencias y Predicciones sobre periodismo que elabora Nic Newman para el Instituto Reuters a partir de la opinión de casi 150 directores generales, editores y responsables digitales de medios de comunicación de todo el mundo. Entre esas predicciones destaca el reto que supone lidiar con las noticias falsas.

Los editores ven el ascenso de las conocidas “fake news”  como una oportunidad para el periodismo de calidad ante la necesidad de confianza por parte del público. En concreto, un 70% de los encuestados consideran que su posición podría verse reforzada en un momento en el que todo está inundado de información errónea. Eso sí, no son pocos los que temen que también este fenómeno pueda alejar a los lectores de las noticias por completo. Es por eso que surgen “experimentos” destinados a desenmascarar la información falsa. El Washington Post, sin ir más lejos, ha desarrollado una herramienta que comprueba automáticamente la veracidad de los tweets de Donald Trump.

Otro de los retos en este 2017 para los editores tiene que ver con las plataformas tecnológicas y de contenido en el que se han convertido la mayoría de redes sociales, especialmente Facebook. Casi el 46% de los encuestados ha mostrado su preocupación por el papel y la influencia de estos actores en comparación con el año pasado. En el fondo de esta cuestión, subyacen temores como la falta de control por parte de estas redes, además de la percepción de que los editores no están siendo recompensados por el contenido que producen y que dichas plataformas utilizan. Es por eso que podríamos ver, asegura el estudio, el nacimiento de iniciativas como la impulsada por la nórdica Schibsted que ya ha comenzado a construir sus propias plataformas para crear contenido y publicidad.

¿Será el 2017 el año en que veamos despegar a los contenidos de pago?

Es la pregunta más repetida a los editores aunque los pronósticos no se ponen de acuerdo. En lo único que hay unanimidad es en la necesidad urgente de encontrar nuevos ingresos que remplacen la caída de la facturación publicitaria en papel. Un 45% de los encuestados planean centrarse más en fórmulas de pago directo mientras otro 14% habla de crear más comunidad. El porcentaje restante prefiere, sin embargo, apostar con el contenido patrocinado, ya sea bien a través de vídeo o texto. El reto, en cualquier caso, sigue estando en atraer a mas lectores a fórmulas de pago o co-pago, si prefiere llamarse así.

Big Data: la clave, utilizar mejor los datos

Las compañías de medios apostarán este 2017 por utilizar mejor los datos, por segmentar más a sus audiencias y por estudiarlas para ofrecerles un contenido que pueda interesarles más. La BBC es uno de los grandes que este año apostará por este campo. Según el estudio, la corporación se está planteando introducir un registro obligatorio que identificará de forma automática a los usuarios de noticias y deportes. Esto permitirá que puedan saber más sobre el interés de los usuarios en determinados contenidos, así como jugar con la relevancia que le dan en la propia página. 

Otras apuestas para 2017 pasan por invertir más en plataformas de interacción con los lectores como es el caso de Facebook Messenger, WhatsApp o Snapchat. Ya en 2016 la CNN, The Wall Street Journal, The Economist y The Guardian han estado entre los pioneros de nuevas formas de periodismo de conversación.

Y si ponemos la mirada más allá del 2018, los editores no se olvidan de la Realidad Virtual. Casi cuatro de cada diez están planeando algún tipo de iniciativa en este ámbito, a pesar de que la producción de este tipo de contenido resulta muy costoso a día de hoy.