El modelo de suscripción se consolida en el mercado internacional

Ofrecer contenidos de calidad y noticias de fondo se está convirtiendo en la mejor baza de los medios internacionales para ganar suscriptores.

Los principales medios internacionales están viendo cómo su modelo de suscripción se está consolidando. Por un lado, gracias a un cambio en sus estrategias tanto de marketing digital como de edición de contenidos, y por otro, por el impulso que han recibido con fenómenos imprevistos como han sido la victoria de Donald Trump o el Breixit.

De este modo, el británico The Times ha aumentado sus suscripciones netas un 200% en el último año tras abandonar su modelo de noticias de última hora y centrarse en contenidos de fondo. Por su parte, The Telegraph ha visto crecer sus suscripciones desde que en noviembre decidiese centrarse en contenidos Premium. En cuatro meses, su tasa de suscriptores se ha disparado un 400% y el de visitantes únicos un 400%.

Lo mismo ha ocurrido en EE.UU. Por ver algún ejemplo, The New York Times ganó 200.000 nuevas suscripciones netas desde el 1 de octubre de 2016. O The Washington Post, que habría incrementado su número de suscriptores un 146% desde su lanzamiento en 2014.

Aunque es indudable que hechos como la victoria de Trump han contribuido a la consolidación del modelo de suscripción en el país, es cierto que es algo que ya tenía una tendencia positiva en los últimos años. Así lo explicaba recientemente Mark Thompson, Presidente y CEO de The New York Times: “El efecto Trump nos ha ayudado, sin duda, pero también que los ciudadanos poco a poco se acostumbran a pagar por los contenidos que obtienen en internet. Es el futuro.”

Como explica Pepe Cerezo en su estudio “El auge de los modelos de pago”, el actual entorno de confusión generado por las ‘noticias falsas’ está ocasionando que crezca el número de usuarios que demandan contenidos veraces y de calidad, estando dispuestos a pagar por ellos. Esto debe hacerse de forma individual. “No existen fórmulas mágicas”, concluye el informe, “cada cabecera tiene que encontrar su modelo en función de su propuesta de valor y de lo que demandan los usuarios”.