Nuevo presidente de WAN-IFRA: Los retos que asume Michael Golden

Un nuevo capítulo comienza para Michael Golden: será el nuevo presidente de WAN-IFRA tras el paso de Tomas Brunegård al frente de la asociación.

El nuevo presidente de WAN-IFRA, Michael Golden, lleva ligado al mundo del periodismo y la comunicación desde su nacimiento: su bisabuelo, Adolph S. Ochs, compró The New York Times en 1896. Su madre, Ruth, fue la editora de The Chattanooga Times (Tennessee) durante casi 30 años. Por otra parte, su tío, Arthur O. Sulzberger, era editor de The New York Times, y el actual editor del Times, Arthur O. Sulzberger Jr. es su primo. Su ADN está más que ligado a la información por lo que no es de extrañar que ya sume 40 años dedicados a este sector.

En una entrevista concedida a WAN-IFRA, Golden explica los compromisos con los que asume este reto. El primero de todos, revertir las tendencias que se están dando en la actualidad en cuanto a la libertad de medios. En sus palabras, la asociación es el puente clave para generar conciencia y subrayar la importancia de los medios que no es otra que informar a la sociedad y hacer que esta funcione mejor.

Preguntado sobre la misión más importante de WAN-IFRA para el futuro más próximo, Golden no duda en afirmar que los consumidores están cambiando hacia un consumo digital de la información. Es ahí donde WAN-IFRA tendrá un papel más que destacado ya que, en sus palabras, el mayor desafío para las empresas de medios de todo el mundo es convertirse en negocios digitales. WAN-IFRA será la encargada de enseñarlas y ayudarlas a aterrizar en este mundo sin sufrir dificultades, afirma Golden.

En cuanto al delicado estado de salud que padece en la actualidad el periodismo, el presidente de WAN-IFRA y vicepresidente del New York Times, afirma que es muy variado. Es innegable que hay una tensión existente en los medios algo que Golden a la “dramática reducción en el mundo occidental de la publicidad en papel”. Pese a ello, remarca que en muchas partes del mundo el papel continúa floreciendo por lo que esta tendencia actual que se está dando en Occidente “es un momento en el tiempo y no es el destino”.