medio ambiente

La preocupación por el medio ambiente ha llegado también a los medios de información. Si bien es cierto que la actividad informativa impacta en el medio ambiente, los medios se han apresurado a poner en marcha iniciativas en favor de la sostenibilidad del planeta.

De acuerdo con el barómetro del CIS, las informaciones referidas a la ecología y el medio ambiente ocupan los primeros puestos en el interés de los españoles tras los temas económicos y laborales. La industria de los medios de información impacta, como el resto de industrias, en el medio ambiente. Pero también, combate con iniciativas y medidas los efectos adversos que pudieran derivarse de la actividad. Iniciativas que son recogidas en buena parte en el artículo “Sostenibilidad de los medios informativos” publicado en El Libro Blanco de la Información 2017, escrito por de Luis Palacio, editor de Digimedios y que recogemos aquí.

¿Cuál es el impacto de los medios en el medio ambiente?

Ya el grupo de medios finlandés Alma Media elaboró en 2011 un estudio sobre el impacto medioambiental de periódicos impresos y medios online. Ya entonces, llegó a la conclusión de que los impactos medioambientales de los medios impresos se concentraban en la primera parte del ciclo de vida del producto (procesos ligados a la producción de papel). Sin embargo, destacaban que, cuando finaliza el proceso de producción, se acaba el impacto, puesto que no se deriva nada de la lectura de un periódico o una revista. En los medios digitales sucede todo lo contrario. El impacto se concentra en las últimas fases del ciclo, relacionadas con esa lectura de información en dispositivos y la energía necesaria para ello.

¿Qué hace la industria de medios por el medio ambiente?

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, la industria del papel, las artes gráficas y la reproducción dedicó en el último año registrado (2015) algo más de 136 millones de euros a la protección ambiental. Una cifra que, ponderada con la cifra de negocios del sector, solo es superada por la industria química y farmacéutica.

Por lo que se refiere a consumo energético, las principales acciones se orientan al control de consumo en redacciones y a la puesta en práctica de medidas de eficiencia energética. Unas iniciativas que no solo se aplican “en casa”, sino que se extienden a proveedores, exigiéndoles, por ejemplo, el cumplimiento de estándares como la norma ISO14001. Norma que cumplen las filiales de impresión de grupos como Henneo, Godó o Prensa Ibérica.

Además, España se encuentra solo por detrás de Alemania entre los países europeos con mayor tasa de reciclado de papel. Y es que se recicla en torno al 70% del papel que se consume. Una cifra que aumenta en el caso de los periódicos. La prensa es la que ofrece mayores tasas de materia prima reciclable, con hasta el 90% en 2016.