Internet se ha convertido en la prenda por excelencia para las empresas, que no sólo tratan de vender sus servicios a los usuarios, sino también de comprar sus datos. Mucho tiene que ver Google en esa estratégica base de datos que ansían las compañías. Al gigante le acompaña, muy próximo, el prodigio Zuckerberg, quien alberga entre sus perfiles de Facebook valiosas cargas privadas de sus inscritos.

Los navegantes, incómodos ante este tráfico inoportuno de datos, intentan burlar la atención de los gigantes de Internet.

Es en este asunto donde enlaza la iniciativa de Telefónica, que decide enfrentarse a la relevancia del caso y presenta un servicio propio que ofrecerá a sus usuarios la oportunidad de cobrar a Google y Facebook por la obtención de sus datos.

El objetivo de Telefónica, que trabaja con empeño en este producto denominado Cuarta Plataforma, es prestarles a sus clientes el control que habían perdido sobre sus datos personales, y que, al contrario de lo que está ocurriendo a día de hoy, sean ellos quienes decidan qué datos quieren o no compartir y a qué precio.

Así lo ha descrito el presidente de la compañía José María Álvarez-Pallete, en el Encuentro de Telecomunicaciones que se está celebrando esta semana en Santander.

“Vamos a poner en manos de los usuarios todos los datos y el valor de su vida digital para que sean ellos los que decidan si quieren acceder a esas plataformas o no, y qué parte de su vida quieren proteger o bloquear”, declara Álvarez-Pallete.

Telefónica presentará una completa aplicación que muestra a los clientes la inmensa cantidad de datos que comparten a través de las redes sociales y de otras herramientas como Google Maps. Ante esta información, el cliente podrá decidir hasta dónde llegar con la entrega de datos y cuándo obstaculizarla.

Una aplicación de absoluta transparencia, que permitirá al usuario dejar de ser el “producto” en que le han convertido.

A esta petición se ha sumado, también, el Consejero Delegado de Vodafone, Vittorio Colao, quien asegura que están elaborando un servicio similar.

Aún no hay calendario previsto para el lanzamiento de estos servicios, aunque en el caso de Telefónica ya cuenta con año y medio de preparaciones. En todo caso, los hechos muestran un futuro favorable en materia de transparencia a favor del usuario.