El centro Criptológico Nacional aconseja contrastar fuentes, no compartir información dudosa o tener un pensamiento crítico para poder identificar y neutralizar la información falsa.

No, nadie ha encontrado un tren nazi en Polonia con un tesoro escondido. Es una fake news. No, Correos no regala iPhones y Samsung Galaxy a los usuarios de Madrid. Es una fake news. Y no, Donald Trump nunca ofreció billetes gratis de ida para volar a África y México. Es una fake news, un bulo, una noticia falsa, una paparrucha. El Centro Criptológico Nacional (CCN), adscrito al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), ha elaborado un manual llamado Desinformación en el ciberespacio donde advierte de la necesidad de identificar las noticias falsas que circulan por el ciberespacio y evitar sus consecuencias. El informe incluye una batería de recomendaciones para que el ciudadano, “primera y última víctima de las guerras de comunicación”, actúe contra las fake news.

  1. Analiza la fuente de las noticias que recibes y consumes: es muy importante conocer qué medio publica una noticia, cuál es su trayectoria y qué periodistas, empresas o países se encuentran detrás de la publicación.
  2. Duda de los pantallazos que recibas por redes sociales: cuando te llegue alguna noticia en formato de imagen, es recomendable mostrar siempre una dosis de prudencia y escepticismo. Existen multitud de software y programas informáticos, de muy fácil uso, que permiten retocar o modificar imágenes con falsos titulares de medios de comunicación tradicionales o de cuentas y perfiles en redes sociales de personas reales.
  3. ¿Quién te ha compartido la noticia y en qué contexto?: no des credibilidad a todos los mensajes que lees en redes sociales, especialmente a mensajes o comentarios publicados por cuentas y perfiles anónimos. Pregúntate, aunque te lo haya enviado un amigo, qué fecha tiene la información, quién es la fuente y qué otros medios lo han difundido.
  4. Ojo con las falsas cuentas “humanas”: antes de seguir o de confiar del contenido publicado por un perfil digital, analiza a cuántas personas sigue, cuántas personas le siguen, si genera contenido propio, si hace un excesivo uso de la red social.Todos ellos son indicadores para detectar falsos perfiles digitales en las redes sociales.
  5. No seas parte del algoritmo: las plataformas digitales que utilizamos diariamente para comunicarnos e informarnos están basadas en un complejo algoritmo que nos ofrece información personalizada en función de nuestros supuestos gustos, aficiones u opiniones. De esta manera, las propias plataformas digitales nos ofrecen aquella información que el software considera que va a ser de nuestro agrado.
  6. Lee la letra pequeña: cuando te informes en formatos digitales, no te quedes sólo con la sensación que puede generar un titular y una fotografía. Lee la noticia completa y analiza si los datos están contrastados y si las citas y opiniones recogen pluralidad de opiniones.
  7. Mantente alerta con los contenidos patrocinados de origen desconocido: las plataformas digitales obtienen ingresos económicos a cambio de que los usuarios patrocinen determinado contenido para que aparezca de manera destacada en el perfil de una audiencia determinada. Desconfía de todo contenido político o polémica que aparezca patrocinado por perfiles anónimos o no identificados con asociaciones, partidos políticos o instituciones reales.
  8. Desconfía de estrellas invitadas: algunos actores influyentes participan en determinadas discusiones en función de agendas políticas y económicas muy determinadas y que no son conocidas por la audiencia final.
  9. Pensamiento crítico y cabeza fría: participar en los debates políticos enriquece la democracia y la pluralidad política. Sin embargo, es recomendable hacerlo desde la racionalidad, el respeto y el pensamiento crítico, evitando generar espirales de odio y descalificaciones, que, en ocasiones, pueden estar promovidas por agentes o grupos encubiertos.
  10. Tú puedes parar el conflicto: todos formamos parte y somos eslabones de las campañas de desinformación. Es importante ser conscientes de que podemos ser utilizados como peones de estrategias patrocinadas y gestionadas por agentes desconocidos con intereses políticos no declarados.

El Centro Criptológico también hace un llamamiento a las instituciones públicas y privadas para que trabajen juntas identificando y neutralizando las noticias falsas. Asegura que “las empresas privadas tienen la obligación de evitar que sus plataformas digitales se conviertan en herramientas empleadas en campañas maliciosas contra los ciudadanos y los sistemas de gobierno legítimos”.