comisión europea

La Comisión Europea ha dado un ultimátum a las plataformas sociales para que luchen contra las noticias falsas, un fenómeno que consideran una amenaza para la estabilidad democrática.

Dos meses. Ese es el plazo dado por la Comisión Europea a las redes sociales para que desarrollen un Código de Buenas Prácticas sobre Desinformación. El objetivo es luchar contra las fake news, un fenómenos cada vez más extendido que es considerado por Bruselas como una amenaza para la estabilidad democrática.

Así lo aseguró el comisario europeo de Seguridad, Julian King, en la presentación de la propuesta.  “La desinformación deliberada: noticias falsas (fake news) para influir y manipular el comportamiento es una amenaza real para la cohesión y la estabilidad de nuestras sociedades y para nuestras instituciones democráticas”, ha dicho.

En este sentido, Bruselas pretende que las redes sociales no se empleen para corromper los procesos electorales teniendo en cuenta que en 2019 se celebrarán comicios al Parlamento Europeo.

La Comisión Europea quiere que las redes sociales se conciencien y se impliquen en la lucha contra las fake news. Plataformas como Twitter o Facebook tienen hasta julio para presentar este código de conducta, dirigido a que la información sea “más transparente, fiable y responsable. En este sentido, la propia Comisión ha asegurado que espera que en octubre ya haya “resultados visibles y mesurables”.

Según ha explicado King, ese código deberá aportar “más transparencia sobre publicidad y patrocinio de las informaciones” además de “reprimir los bots y las cuentas falsas” al mismo tiempos que “promocionan información de mayor fiabilidad”. Bruselas exige además que las redes sociales expliquen cómo funciona el algoritmo encargado de determina qué informaciones se muestran.

De no cumplir, la Comisión Europea ya avisa que tomará medidas a partir de noviembre.