La Asociación de Medios de Información (AMI) expresa su más enérgica repulsa por la violación y asesinato de la periodista búlgara Victoria Marinova cuando, en ejercicio de su obligación como profesional de la información, investigaba un presunto caso de corrupción relacionado con fondos de la Unión Europea.

Urge abrir una investigación exhaustiva y rigurosa que, con todas las garantías, permita esclarecer si existe relación alguna entre el brutal crimen cometido y el trabajo periodístico que la productora de la emisora TVN realizaba sobre presuntos sobornos vinculados a proyectos locales de infraestructuras financiados por la UE.

Asimismo, la Asociación de Medios de Información exige que se intensifiquen las labores de búsqueda del periodista saudí Jamal Khashoggi, en paradero desconocido desde que el pasado 2 de octubre se presentó en el Consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía). Su desaparición y la sospecha de que haya podido ser asesinado merecen nuestra más firme denuncia.

Rechazamos, una vez más, cualquier forma de violencia e instamos a gobiernos y organismos internacionales a proteger a los periodistas en el libre ejercicio de su profesión y a garantizar su vida y su seguridad.

La libertad de prensa, que ha de respetarse y garantizarse en cualquier circunstancia, es pilar esencial de toda sociedad democrática, transparente y comprometida con el progreso.