Best Online
The Economist Instagram

El medio británico ha visto en la red social una forma de acercarse a los lectores más jóvenes, promoviendo su participación y creando compromiso. Un  modelo de éxito que hace que The Economist ya ronde los 2 millones de seguidores en Instagram.

The Economist tiene un gran éxito en Instagram que le ha llevado a estar cerca de los 2 millones de seguidores. La clave de su éxito se debe a que no solo lo han visto la red social como una plataforma para publicar contenido editorial visual, sino también para promover la participación.

La estrategia se ha centrado en atraer a los lectores más jóvenes utilizando la narrativa visual en Instagram, plataforma cuyo principal público oscila entre los 18 y 34 años.

Ria Jones, editora de imágenes digitales y redes sociales de The Economist, en una entrevista en Journalism, explica que Instagram es esencialmente una representación visual de su marca, con gráficos, imágenes y vídeo. “Utilizamos la plataforma para impulsar un mayor compromiso con nuestra audiencia y tener más de una conversación”, afirma.

La opinión de los usuarios importa

Para aumentar la interacción, The Economist publica regularmente historias en Instagram, no solo promocionando las noticias de su web, sino que además les pide a sus seguidores que interactúen y den su opinión sobre la noticia.

“Queremos saber lo que ellos piensan también, no solo que les digamos qué pensar, sino que busquemos su opinión sobre temas realmente decisivos”, asegura Jones.

Para ello, The Economist ha estado utilizando una nueva iniciativa llamada Open Future. Se trata de una herramienta para experimentar en esta área, probando nuevas formas de interactuar con los lectores a través de debates en línea y grupos de discusión en Facebook.

Con esta iniciativa, The Economist pretende que los usuarios participen en la narración. Ya que su objetivo es despertar el debate y la conversación inteligente.

Calidad vs cantidad

Según Ria Jones los puntos clave de su estrategia son:

Tener en cuenta las mejores horas para publicar, en las que los usuarios se encuentran activos, para mejorar el compromiso de los seguidores.

No centrarse solo en el número de me gustas, sino en el compromiso de los usuarios. Analizando los datos de interacción, como el número de cometarios, y teniendo en cuenta la demografía de la audiencia.