The New York Times lanza su primer podcast diario: The Daily

El director del periódico, Dean Baquet, ha adelantado algunas novedades que The New York Times prepara en 2017. Entre ellas destaca una apuesta fuerte por el contenido multimedia, por mejorar la manera de redactar las noticias, por interactuar mejor en redes sociales y por rediseñar algunas de sus secciones.

Es una de las cabeceras más prestigiosas del mundo y a pesar de haber conseguido buenas cifras en 2016, sobre todo en suscriptores digitales, sus responsables no se conforman y persiguen objetivos ambiciosos para este año y los próximos. De ahí que en 2017 The New York Times se esté planteando cambios, pero también el mantenimiento de algunos aspectos que le están funcionando y la eliminación de otros cuyos resultados no han sido satisfactorios.

Una de las cosas en las que el Times ha dedicado más esfuerzos en los últimos meses tiene que ver con una apuesta firme y clara por el contenido multimedia. El vídeo ha demostrado su gran poder de acción para llegar a un público más joven y el contenido interactivo permite publicar mejor en el móvil. “El teléfono se ha convertido en un medio en sí mismo, un medio completamente distinto al diario impreso y como tal, hay que hacer contenido para él”, afirma Baquet.

Otra de las novedades para este año tiene que ver con el rediseño de algunas de sus secciones en papel, así como con cambios que se implementarán en las ediciones impresas. Y es que tal y como recuerda su director “no se puede seguir imprimiendo de la misma manera que lo hacíamos cuando sólo éramos un diario en papel”.

La cabecera también se propone seguir incrementando su número de suscripciones digitales. Para ello seguirá apostando por la información creíble, de confianza y de investigación. Por supuesto seguirá contando con un esfuerzo “extra” en su rama política, sobre todo tras la victoria de Donal Trump. En cuanto al lenguaje, sin embargo, The New York Times piensa en eliminar las opiniones de sus noticias políticas, a la vez que busca construir un lenguaje más basado en el storytelling, menos rígido y más fácil de entender por parte del lector.