hablar en público

Muchas veces se presupone en un periodista la capacidad de comunicación. De ahí, que no sea algo infrecuente que se les invite a presentaciones de eventos o a moderar una mesa redonda. Pero ¿qué hacer cuando uno no está acostumbrado? Te ofrecemos algunos consejos para tener éxito al hablar en público.

Hablar cuando tenemos delante público puede producir nervios y ansiedad, incluso a los profesionales de la comunicación, a los que quizá se les presuponen ciertas aptitudes. Pero como no es lo mismo un periodista acostumbrado a presentar programas de televisión o un comunicador radiofónico que un redactor de la sección de Economía de un periódico, queremos darte algunas claves y consejos a tener en cuenta si te invitan a presentar un evento o a moderar un debate para que tu puesta en escena resulte todo un éxito:

1.Ensayo, ensayo y ensayo

La investigadora de Harvard, Jill Bolte-Taylor, cuya charla TED ha sido reproducida 15 millones de veces en TED.com, ensayó su presentación hasta 200 veces. Nunca es suficiente. Practica una y otra vez, así te sentirás más seguro y te asegurarás de tenerlo claro. Además, si inventas situaciones y piensas cómo las resolverías te podría ayudar a sentirte más preparado si surgen “imprevistos”.

2.Comienzo impactante

El primer minuto va a determinar mucho de lo que digas después. Un buen comienzo puede hacer que luego tu audiencia siga escuchando. Por el contrario, un comienzo que no llame la atención puede hacer que tu público se desconecte de lo que dices.

3. Historias

Las historias humanas son las que llegan de verdad. Huye de demasiados datos y apuesta por contar historias. Las exposiciones monótonas aburren a los oyentes. Para evitarlo lo más recomendable es crear discursos con ritmo. Y para conseguir ritmo recuerda la duración de las charlas TED: no más de 20 minutos. Es el tiempo suficiente para explicar bien un discurso pero sin aburrir a tu auditorio.

4. Atento al lenguaje corporal

El lenguaje corporal es sumamente importante, pues transmite también ideas y argumentos a los oyentes. Presta atención a tus manos y a la forma en que te paras o los gestos que utilizas al hablar. Si ves que son demasiado exagerados, o que no sabes qué hacer con las manos siempre puedes usar un bolígrafo, por ejemplo. Este simple objeto hará que lleves las manos ocupadas y puedas centrarte en tu charla.

5. Usa silencios

Una buena comunicación ante un público pasa por lo que dices, pero también por los silencios que haces. Las pausas que hagas en tu discurso son fundamentales para comunicar las ideas en las que quieres centrarte. A veces un silencio puede decir más que mil palabras.