Cameron Barr reduce los artículos “innecesariamente largos”

El próximo Diciembre, Cameron Barr cumplirá su primer año como jefe de Redacción del Washington Post. Antes de llegar a este aniversario, el periodista ha incorporado una iniciativa en su plantilla de trabajo que concierne a reporteros y editores.

La razón de su inquietud son los largos artículos que están escribiendo sus redactores, a menudo sin un motivo aparente. “Estamos percibiendo este mismo problema, también, en nuestros blogs, con post demasiado extensos. Tenemos la sensación de que los editores no están empleando la disciplina necesaria en estos casos”, comentaba Barr.

Desde el pasado agosto, Cameron exigió a los editores la responsabilidad de aprobar cualquier texto que sobrepasara las 1500 palabras, en versión digital, o las 50 pulgadas, en versión impresa.

“Queremos mejorar la escritura. Nuestra idea no es castigar al personal. Esto no es una empresa basada en datos, sino en calidad”, aseguraba el jefe de Redacción.

Premio a la brevedad

Barr no penaliza un texto que sea demasiado largo. Lo que pretende es que los editores tengan la suficiente sensibilidad como para reducir lo que piensen que puede ser más breve. Es más, la pareja reportero-editor cuyos textos no superen las mil palabras serán premiados con lo que Barr ha denominado “la Copa de la Brevedad”, una distinción exclusiva.

Esto no quiere decir que Cameron no comparta el estilo del periodismo longform que emplea la redacción de The Post. Su objetivo es simple: “Conseguir breves y eficientes artículos, así como largas y ambiciosas historias, y podar aquellos textos que vacilan entre ambos rumbos”.

Cameron basa su nueva iniciativa en una sensata reflexión: “Decir que el espacio en la web es ilimitado es una cosa. Lo que no es ilimitado es el tiempo en la vida de nuestros redactores”.

 

Fuente: Washingon Post Initiative aims to keep reporters from writing “unnecessarily long”