63 personas murieron en 2015 por causas relacionadas con el periodismo

La Sección Española de Reporteros Sin Fronteras ha presentado su Informe Anual en el que destaca que en 2015, un año marcado por el terrismo yihadista y la barbarie del ISIS, se ha probado la muerte de 63 periodistas por causas relacionadas con el ejercicio de su profesión. Otros 40 profesionales han sido asesinados por motivos desconocidos y se han sumado 19 muertes de periodistas ciudadanos y 6 colaboradores de medios. Además, 2015 se cerró con 54 periodistas secuestrados por grupos armados como el Daesh, Al Nusra o Al-Qaeda. Entre ellos, se encuentran los españoles Antonio Pampliega, Angel Sastre y José Manuel López. 

Una de las grandes novedades del informe es que el 64% de los periodistas que fueron asesinados en 2015 no estaban en países en guerra, como consecuencia de actos como la matanza de Charlie Hebdo. Siria (con 17 periodistas asesinados) e Irak (con 11 muertes) continúan siendo los países más mortíferos del mundo. México, Brasil, Honduras y Guatemala son los países más peligrosos de América Latina; mientras en África el avance del yihadismo ha agravado la situación en Nigeria y Somalia.

El documento analiza la evolución de la libertad de información en un centenar de países de todo el mundo y recoge los principales acontecimientos que han influido en el libre ejercicio del periodismo. En Europa, señala la caída de la libertad de prensa en países como Francia, España y Turquía, por causa de la aprobación de determinadas leyes. Además, sitúa nuestro país se encuentra en el puesto 33 de 180 países en la Clasificación Mundial de la libertad de prensa.

Informe completo