Los usuarios pasamos alrededor de 68 horas al mes pegados a las aplicaciones móviles, según datos de ComScore. Una media que, previsiblemente, continuará aumentando a lo largo de 2016. Por eso, los editores mundiales se han tomado muy en serio la exploración de su negocio en este ámbito. El reto global es generar una experiencia de usuario satisfactoria y una oferta de valor atractiva para lectores y anunciantes.

¿Cómo presentar los contenidos de manera que generen el engagement de la audiencia? ¿Cómo hacer rentable la apuesta móvil? Son preguntas que los editores se plantean al pisar este terreno. La dificultad reside en que el “mobile” es un ámbito en el que los patrones de consumo están aún por definir. El consumidor digital es aún desconocido, por lo que el  móvil es todavía un campo de pruebas.

  1. Responsivos. El primer afán de los editores ha sido adecuar los sitios web a los dispositivos móviles, haciéndolos responsivos. A partir de ahí, se está fraguando la experimentación con la creación de aplicaciones propias.
  2. Velocidad. La velocidad de carga de la aplicación y de los contenidos es el segundo gran reto en este terreno. Además, la oportunidad de ser rápidos en contar la noticia trabajando con formatos periodísticos que lo permitan es otra tendencia en este sentido.
  3. Personalización. Cuando consume noticias en un ordenador, el usuario busca la noticia, en cambio en el ámbito móvil ocurre lo contrario, las noticias llaman a la puerta del lector. La orientación está siendo contactar a los usuarios de forma individual y personalizada, una apuesta que se ha materializado, por ejemplo, en la aplicación de Quartz.
  4. Conocimiento del usuario. Los editores reaccionan a la necesidad de  interpretar los datos de comportamiento que se extraen del universo móvil.Dentro del planteamiento de reestructuración de las redacciones es necesaria la inclusión de perfiles orientados a mobile, además de apostar por ayuda externa.
  5. Modelo de negocio. Explorar el modelo de pago por suscripción, hacer frente al adblocking con propuestas de innovación publicitaria y  apostar por una vía de generación de ingresos diversificada es la última gran ambición en este ámbito.