Forbes quiere más storytelling

La revista de negocios Forbes ha decidido dar un paso más en su empeño por introducir el storytelling a la hora de contar “noticias de marca”. Quiere unir a periodistas y anunciantes para que, juntos, trabajen en una dirección común: la de avanzar en el contenido patrocinado.

Son conscientes de que el camino no va a ser fácil. Incluso su director de producto, Lewis Dvorkin ha reconocido que la idea necesita un “cambio de mentalidad” en las redacciones. Pero no por ello van a dejar de innovar e intentarlo. Forbes quiere más storytelling en sus historias. Quiere más contenido patrocinado, pero sin que se note. Quiere convertir esas historias de marca en verdaderas historias noticiables, capaces de atraer a nuevos públicos y a nuevos anunciantes, más que asustar a sus ya fieles lectores.

¿Cómo conseguirlo entonces? Trabajando en equipo. La idea es poner a colaborar a periodistas y a anunciantes para dar un nuevo enfoque a las historias. Los dos construyendo la página. Uno contando su historia. El otro convirtiéndola en una gran historia.

Hasta ahora no se ha avanzado mucho en este tipo de contenido por parte de las publicaciones y medios. “La publicidad nativa se hace por un lado, el periodismo por otro. Y nunca se encuentran”, sostiene el responsable de Forbes. El storytelling busca ser una respuesta al modelo actual de crisis publicitaria, con ingresos en constante caída, especialmente en papel.

Pero por mucha filosofía que haya detrás de la idea de Forbes, este cambio en la manera de contar historias tiene que llevar aparejado “un cambio de mentalidad” en las redacciones y sus responsables lo saben: no será sencillo. Lewis Dvorkin es consciente de que hoy “ningún periodista va a querer ver su nombre en la misma página que un vendedor”, pero “hay que adaptarse a los nuevos tiempos” y aprender a que a veces lo innovador tiene su recompensa.

En el año 2010 Forbes presentó BrandVoice, un sistema a través del cual las empresas pueden publicar sus propios contenidos en el sitio web de la revista de negocios. “Fue una gran apuesta. Aunque nadie lo viera en ese momento. Todo el mundo dijo que acabábamos de matar a nuestra empresa. Y aquí estamos seis años después no sólo sobreviviendo, sino prosperando y haciendo cosas nuevas”, recuerda Dvorkin. Hoy esto no es exclusivo de Forbes. The New York Times o The Washington Post cuentan con iniciativas parecidas para atraer más contenido patrocinado. ¿Se sumarán también a esta nueva forma de trabajo?